Utiliza una pelota de tenis para tratar el síndrome miofascial

¿Conoces al síndrome miofascial? Se trata de una condición que aparece luego de una contracción constante de los músculos.

El mismo se caracteriza por dar dolores crónicos cuando se toca los puntos débiles de quienes lo padecen.

Si bien puedes asistir a un masajista o realizar sesiones de kinesiología, existe una forma de tratar el síndrome miofascial en casa. Pues, aunque no puedas creerlo, es posible solucionar el dolor provocado simplemente utilizando una pelota de tenis.

Esto es así porque dicha pelota posee una flexibilidad elástica que sirve para aliviar los dolores musculares.

Para que puedas curar tu síndrome miofascial de forma casera, hoy te enseñaremos cómo usar la pelota de tenis.

Continúa leyendo y evita gastar toneladas de dinero en tratamientos poco efectivos.

Utiliza una pelota de tenis para tratar el síndrome miofascial

Puedes solucionar el síndrome miofascial simplemente frotando una pelota de tenis por los lugares afectados.

A continuación te enseñaremos cómo hacerlo en cada parte del cuerpo.

Cuello

El cuello puede contraerse luego de estar en la oficina varias horas frente al ordenador.

Para evitarlo debes estirar el erector y los músculos occipitales con frecuencia.

Artículo Relacionado:  Por qué se acumula grasa debajo de la axila y cómo quemarla

Así, acuéstate boca arriba en el suelo y coloca dos pelotas de tenis por debajo de la base del cráneo.

Luego mueve la cabeza suavemente permitiendo que las pelotas se coloquen por debajo del cuello.

Permanece en esa posición por alrededor de un minuto y luego cambia de dirección girando de derecha a izquierda.

Finalmente mueve la cabeza como si estuvieras asintiendo.

Realizar este ejercicio todas las noches te ayudará a evitar que el síndrome miofascial se presente en tu cuello.

Espalda

La espalda es una de las zonas más afectadas por el síndrome miofascial debido a una mala postura crónica.

Para aliviar este dolor debes acostarte boca arriba en el suelo y colocar dos pelotas de tenis en tu espalda.

Colócalas entre el coxis y las costillas y realiza un movimiento con la pelvis hacia ambos lados.

Realiza un movimiento más suave en la zona del trasero y hazlo más fuerte sobre la columna vertebral.

Solamente necesitas realizar este ejercicio por 5 minutos para que sus efectos sean positivos.

Hombros

Esta área puede doler bastante tras levantar objetos pesados o por una mala posición.

Para contrarrestar el síndrome miofascial en los hombros, coloca dos pelotas por debajo de los hombres y gíralos.

Artículo Relacionado:  Cuáles son las razones por las que no debo mirar el celular antes de dormir

Repite estos movimientos por alrededor de 5 minutos.

Además, recuerda descansar los hombros siempre que notes que están en una mala posición.

Caderas

El síndrome miofascial también puede aparecer en los músculos que sostienen la pelvis como el piriforme y el glúteo.

Esto suele ocurrir por usar zapatos no adecuados o por permanecer demasiado tiempo sentado.

Para evitarlo, ponte en el suelo boca arriba y coloca una pelota de tenis por debajo de tus caderas.

Realiza 12 movimientos circulares hacia un lado y 12 hacia el otro.

Repite todos los días siempre que haya dolor.

Pecho

Permanecer mucho tiempo en una misma posición puede causar la condición del pecho apretado.

Para evitar este problema, apóyate contra la pared mirando hacia ella y coloca la pelota de tenis sobre tu clavícula.

Realiza respiraciones profundas mientras permaneces en esa posición por alrededor de 1 minuto.

Rodillas

Aunque muchas personas no lo sepan, el síndrome miofascial también puede atacar a las rodillas tras un estiramiento de la cápsula articular de la rodilla. Para solucionarlo, siéntate en una silla con la espalda recta y coloca la pelota de tenis por detrás de la rodilla. Mueve la rodilla de arriba abajo 10 veces de cada lado.

Artículo Relacionado:  Productos naturales para mantener el color de la ropa blanca

Este tratamiento con pelota de tenis es muy efectivo para tratar el síndrome miofascial pero si lo realizas y el dolor no desaparece, consulta a tu médico para descartar que no se trate de otra condición.