Estas son las señales que te da tu cuerpo si tus riñones no funcionan correctamente

Los riñones son órganos que desempeñan funciones vitales para el organismo debido a que se encargan de eliminar las toxinas.

Sin embargo, debido a su función desintoxicante, muchas veces se puedes acumular deshechos en los riñones provocando fallas en ellos.

El problema es que cuando algún riñón falla, eso altera de manera muy negativa a todo el funcionamiento del organismo.

Por ese motivo, hoy queremos enseñarte a reconocer cuáles son los síntomas que indican fallas renales para que estés alerta.

En este sentido, si observas dos o más de los síntomas que te mencionaremos a continuación debes visitar al médico.

Continúa leyendo este artículo para conocer todo acerca de las señales que podría darte tu cuerpo ante problemas renales.

Estas son las señales que te da tu cuerpo si tus riñones no funcionan correctamente

A continuación te detallaremos cuáles son los síntomas que podrían estar indicando fallas renales.

Esto no significa que si padeces de una u otra se deba obligatoriamente a une enfermedad renal, pero sí es importante que consultes a un médico para despejar cualquier tipo de dudas.

Erupciones en la piel

Los problemas renales pueden provocar que se acumulen toxinas en el organismo, generando picazones y erupciones en la piel.

Artículo Relacionado:  10 consejos para perder 10 kilos

Esto es así porque los residuos se acumulan en la sangre y generan que la piel se seque y se irrite.

Además, este es un signo de problema renal si al aplicar cremas o lociones, los problemas de la piel permanecen.

Dolor en la espalda

Los riñones se ubican en la parte media de la espalda, por debajo de las costillas.

Por este motivo, si sientes dolor en dicha zona puede que se deba a una insuficiencia renal.

Sabor metálico en la boca

Otro de los principales síntomas de los problemas renales es la sensación de sabor metálico en la boca.

Esto es así porque la acumulación de toxinas genera que se produzca mal aliento y se altere el sabor de los alimentos.

Además, la falta de apetito también puede ser un indicio de problemas renales.

Falta de aliento y fatiga

La acumulación de toxinas genera que haya menos producción de células rojas.

Esto, a su vez, provoca problemas de oxigenación en el cuerpo.

Así, al no recibir el oxígeno suficiente, nuestro organismo se cansa fácilmente y se siente fatigado.

Problemas de concentración

Por la misma razón de la falta de oxigenación, los problemas renales pueden ocasionar dificultades para lograr una buena concentración, problemas de memoria, mareos y desmayos.

Artículo Relacionado:  El pepino y sus bondades para bajar de peso

Otros síntomas que podrían estar indicando problemas renales

Además de los signos anteriormente mencionados, también pueden estar presentes los siguientes síntomas:

  • Espuma en la orina
  • Irregularidades en la composición de la orina
  • Necesidad urgente de orinar todas las noches sin haber consumido demasiados líquidos
  • Orina más oscura
  • Orinar con menos frecuencia u orinar en pequeñas cantidades
  • Dificultades para lograr orinar
  • Presión mientras se orina
  • Hinchazón en la cara, las extremidades o las articulaciones
  • Color pálido en la piel

Cómo cuidar de la salud de los riñones

Para que tu sistema urinario funcione de manera correcta, lo principal es beber al menos dos litros de agua por día.

Asimismo, es recomendable realizar actividad física periódicamente para que el organismo funcione de manera correcta.

Otra cuestión importante es seguir una dieta rica en frutas y verduras ya que no tienen tantas toxinas que puedan acumularse en el organismo.

Por otra parte, evita el consumo excesivo de sal ya que ello provoca retención de líquidos y, consecuentemente, problemas renales.

Ten en cuenta que los alimentos más recomendables para tratar los problemas renales son el pepino, el apio, los plátanos, el perejil, el berro, la calabaza y la sandía.

Artículo Relacionado:  Estos son los secretos de las mujeres japonesas para lucir siempre delgadas y saludables