Consejos

Cultivar pimientos en macetas de forma económica y sencilla

Conocemos como pimientos o morrones a los frutos originarios de México, América Central y el norte de América del Sur.

Los mismos se caracterizan porque no poseen el sabor picante que sí es normal en los frutos de su especie.

Los pimientos son muy utilizados en la gastronomía por su delicioso sabor y aroma, pero también hay que tener en cuenta que posee muchos beneficios para la salud ya que actúa como antioxidante, nos aporta una gran cantidad de vitaminas necesarias para el organismo y sirve para combatir la anemia.

Pero también es cierto que todas estas propiedades se intensifican cuando los pimientos son orgánicos.

Por esa razón, hoy te enseñaremos a cultivar tus propios pimientos, incluso si no tienes jardín ya que utilizaremos macetas.

Continúa leyendo este artículo para aprender todas las claves para cultivar tus propios pimientos en macetas.

Cultivar pimientos en macetas de forma económica y sencilla

Aunque te parezca una tarea difícil, cultivar pimientos en una maceta es realmente muy sencillo.

Además, no necesitas de mucho dinero para hacerlo.

Lo mejor de todo es que puedes guardar tus propios pimientos en el congelador y la cosecha te alcanzará para todo el año.

Artículo Relacionado:  Estas son las enfermedades que pueden provocarte sensación de manos dormidas

Obtener las semillas

El primer paso consiste en obtener las semillas para luego cultivarlas.

Siempre es mejor generar tus propias semillas ya que así estarás seguro de que no posee aditivos químicos.

Lo más recomendable es conseguir un pimiento orgánico, quitar sus semillas y colocarlas sobre un papel secante.

Luego déjalas secar al sol por un par de días y ya estarán listas para ser utilizadas.

Puedes guardar en el congelador hasta que sea la fecha de cultivar.

Germinar

Este fruto debe cultivarse siempre a fines del invierno o cuando está iniciando el verano.

Para germinar debes mezclar tierra negra con compostaje y luego colocar la tierra en un semillero o almácigo.

Posteriormente colocar una semilla en cada uno de los compartimentos.

Humedece un poco cada día pero sin ser excesivo con la cantidad de agua.

Trasplantar

Cuando notes que la planta ya tiene alrededor de unos cinco centímetros de alto, la misma ya debe ser trasplantada.

Para ello coloca la planta en una maceta que tenga un largo de medio metro, por lo menos.

Luego ubica en un lugar con luz de sol.

Regar

A decir verdad, el cultivo de los pimientos en macetas no necesita de muchos cuidados.

Artículo Relacionado:  Método casero y natural para exterminar las hormigas del hogar

Solamente debes regar periódicamente para que la planta crezca pero no te pases de agua porque así puede ahogarse.

También puedes colocar paja en la parte inferior de la maceta antes de colocar la tierra, lo cual te ayudará a conservar la humedad y prevenir que el agua desaparezca rápidamente.

Colocar guías

Debido a que la planta del pimiento crece hacia arriba, cuando la planta tenga unos 15 centímetros deberás colocar guías de crecimiento. Esto sirve para que el tallo pueda soportar el peso de los pimientos.

Puedes realizar guías con cañas, maderas o cualquier otro elemento recto que consigas.

Controlar la temperatura

Como ya hemos mencionado, esta planta es originaria de los climas cálidos.

Por esa razón, cuando la temperatura descienda a menos de 23° C, se recomienda trasladar la maceta hacia un lugar más templado o taparla con un nylon para que conserve el calor.

Cosechar

La primera cosecha deberá realizarse alrededor de 14 semanas luego de haber trasplantado la planta.

Puedes consumir los pimientos cuando están verdes pero también puedes cosechar cuando hayan obtenido un color rojo.

La forma de cosecharlos es utilizando un cuchillo con filo o una tijera. Realiza un corte firme para evitar que se dañe el tallo.

Artículo Relacionado:  La forma correcta de caminar para quemar grasa y bajar de peso

Cultiva tus propios pimientos y ya nunca más querrás comprarlos en el mercado.

Cultivar pimientos en macetas de forma económica y sencilla